Grecia, espíritu del Mediterraneo

Han publicado mi viaje en la sección “El viaje del lector” de Ocholeguas.com:

Mi visita empezó, como no podías ser de otra forma, en Atenas (Αθήνα), una de esas ciudades que es necesario visitar al menos una vez en la vida, con más de 3.000 años de Historia sobre sus espaldas, cuna de la democracia y de la cultura clásica, y hogar de grandes artistas, escritores y filósofos de la Antigüedad, una ciudad llena de historias y un lugar imprescindible para entender nuestra cultura y nuestra sociedad.

Taberna griega.
Después de pasar todo el día recorriendo los restos de la época clásica en la Acrópolis y su museo, bajamos a los barrios de Plaka, Monasriraki y Psirí. Aunque son bastante turísticos, sus callejuelas están llenas de terrazas en donde descansar tomando un frappé.

Después visitamos el parlamento en la plaza Sintagma, animada cada hora en punto por el cambio de guardia frente a la Tumba del Soldado Desconocido. Menos conocido y turístico es el Mikrolimano, un pequeño puerto lleno de tabernas al lado del mar con precios muy asequibles y productos frescos y de calidad.

Islas sin coches

Una vez terminada la visita a Atenas tomamos (desde el puerto del Pireo) un ferry para visitar las islas del golfo Sarónico, Poros (Πόρος) e Hydra (Ύδρα). Esta última es la más impresionante, los coches y motos no están permitidos y son sustituidos por burros, bicicletas y taxis-barco. Gracias a esto Hydra conserva una atmósfera especial y única en el mundo. En toda la isla se respira tranquilidad y sosiego; bucear aquí entre aguas turquesa y miles de peces de colores es una obligación.

Pusimos luego rumbo al oeste, hacia Delfos (Δελφοί). Aquí se encuentra un templo dedicado al dios Apolo, el oráculo de Delfos, considerado por los griegos el centro del universo. Hoy en día está declarado Patrimonio de la Humanidad. Más hacia el oeste nos encontramos las pueblos costeros de Galaxidi (Γαλαξίδι) y Naupacto, (Ναύπακτος) escenario de la batalla de Lepanto en la que combatió el escritor español Miguel de Cervantes.

Ioánina es una bonita y animada ciudad universitaria
Finalmente pusimos rumbo al norte para visitar la ciudad de Ioánina (Ιωάννινα), una bonita y animada ciudad universitaria (y una de las universidades más importantes de Grecia), capital de la región de Epirus. La ciudadela recuerda el período de ocupación otomana y está rodeada por las murallas bizantinas del siglo XI.

En el norte se sitúa la mezquita de Aslan Aga, la biblioteca turca, la antigua sinagoga y la catedral de San Atanasio. La ciudad está llena de tabernas donde disfrutamos de la comida tradicional griega: gyro (γύρο), souvlaki (Σουβλάκι), tzatziki (Τζατζίκι) o la conocida ensalada griega (Ελληνική Σαλάτα).

A menos de una hora, en las montañas de Pindus, está Metsovo (Μέτσοβο). Se trata de un encantador pueblo de montaña lleno de asadores tradicionales de cordero (otro de los platos típicos), un plan perfecto para terminar el viaje por todo lo alto.

Read More

Poros

Poros

Poros Poros

Otra vez reunión en Atenas y aprovechando el sábado para visitar otra isla Sarónica, Poros (Πόρος). Desde el puerto del Pireo se tarda un poco más de una hora en uno de los FlyingCats de Hellenic Seaway. Aunque no tiene el encanto de Hydra con sus burros y sus playas inaccesibles por 20E se puede alquilar una scooter y descubrir las mejores playas de las isla.

Poros (Greek: Πόρος) is a small Greek island-pair in the southern part of the Saronic Gulf, at a distance about 58 km (31 nautical miles) south from Piraeus and separated from the Peloponnese by a 200-metre wide sea channel, with the town of Galatas on the mainland across the strait. Its surface is about 31 square kilometres (12 square miles) and it has 4,117 inhabitants.

The town of Poros has 4,102 of these inhabitants. The only other inhabited settlement is Ágios Nektários (pop. 15). The ancient name of Poros was Pogon. Like other ports in the Saronic, it is a popular weekend destination for Athenian travellers.

Poros is an island with rich vegetation. Much of the northern and far eastern/western sides of the island are bushy, whereas large areas of old pine forest are found in the south and center of the island.

With the Treaty of Kuchuk Kainarji, Russia secured free shipping for its navy, war and merchant alike, throughout the waters of the Ottoman Empire. As Russian naval activity grew, need arose for a supply station, and land was acquired at the edge of Poros town. Extensive materiel, coal, and food storage facilities were built, as well as a hardtack baking factory. – Wiki

Read More