Melaka. Malacca

Melaka Church

Melaka fue fundada en 1401 por un príncipe malayo hindú que gracias al apoyo del Imperio Chino consiguió vencer al Imperio Tailandés de esta forma logró defender el pequeño pueblo de Melaka. China por su parte estaba tratando de buscar rutas alternativas a Occidente y Melaka era el sitio ideal. Los monzones hacían de este pequeño puerto pesquero un lugar ideal para el comercio entre China e India. Los indios usaban el monzón del sudoeste para ir a Melaka y esperar a los chinos que venían con el monzón de nordeste. La ruta de la seda además de una ruta comercial fue un canal de intercambio cultural. Y así, los indios musulmanes ya habían importado el Islam en el Imperio Malaca unos años antes, la fácil conversión de Melaka hizo que muchos musulmanes prefiriesen este puerto a otros de la isla de Sumatra.

Melaka se convirtió en un gran puerto comercial, punto de encuentro de razas, lenguas y religiones, con predominio islámico. Los portugueses llegaron en 1509, en parte para tratar de convertir Oriente al cristianismo y en parte para mejorar su comercio con China y buscar alternativas por mar a la ruta de la seda (de hecho lo consiguieron). En 1511 Alfonso de Albuquerque, tomó la ciudad y, a partir de ahí, Portugal controló el tráfico de especias desde Malaca hasta Arabia. Eso si, ni pudieron obligar a los mercaderes musulmanes árabes e indios a seguir comerciando en la zona, lo que supuso que Melaka perdiese parte de su clientela en favor de otros puertos musulmanes de la región.

En 1641, pasa a manos de los holandeses. De esta época son la mayoría de los edificios coloniales que quedan en pie. En 1795 la política Europea repercute en las colonias, Francia conquista Holanda y los británicos (aliados de los holandeses) se hacen con el control de Melaka para evitar que cayese en manos de Bonaparte. Aunque por un breve período de tiempo fue devuelto a Holanda se convirtió en colonia Británica con el tratado anglo-holandés de 1814 mediante el cual ambos países se repartían los colonias asiáticas. A partir de ahí empieza el declive de Melaka ya que los británicos dedicaran todos sus esfuerzos en potenciar la ciudad de Singapur.

Melaka Rickshaw melaka

Pese a que los portugueses estuvieron pocos años y después pasaron por allí holandeses y británicos la huella portuguesa todavía es visible hoy en día. [Notas en torno a la huella portuguesa en Malaysia]

Lejos del centro histórico, se encuentra el actual barrio portugués, conocido como Portuguese Settlement, en inglés, Perkampungan Portugis, en malayo o Chang di Padre en el portugués local. […] En concreto, portugués se refiere a una pequeña minoría, unida, que ha conservado su sentido de comunidad portuguesa en la lengua, las costumbres, la religión, los bailes, las tradiciones. Están concentrados en el Perkanipungan Portugis y en algún lugar cercano, como Praya Lane. […] Las casas muestran ostensiblemente sus creencias religiosas: en los porches hay imágenes católicas (Jesucristo, la Virgen, algunos santos). Muchos llevan al cuello una cadena con una cruz y la enseñan con orgullo al visitante como signo de identidad. Todos son católicos. Lo son por fe y por mantener un rasgo distintivo y cohesionador, en un país oficial y mayoritariamente islámico, pero que permite la libertad de cultos. […] La religión ha sido un elemento decisivo. Por ello, su forma de hablar se conoce generalmente como cristâo, es decir, «cristiano». A veces aparece escrito como kristang o papia kristang «lengua cristiana»; y pueden leerse referencias a ellos como gente kristang «gente cristiana». […] Cristao es, pues, el nombre de este pueblo mestizo y de su lengua. El término portugués es más bien una designación genérica de origen étnico remoto. […] Son mestizos, descendientes de portugueses, holandeses, malayos, chinos, ingleses… por lo que suelen insistir en que son euroasiáticos. Hay que destacar que en toda esa mezcla, el elemento más fuerte fue el portugués y el católico. La situación lingüística de Malaca es muy compleja. Además del malayo y del inglés (lenguas oficiales y de uso más o menos general), las respectivas comunidades hablan sus lenguas chinas e indias, así como cuatro papiamentos: el cristao; el malayo de bazar (Bazaar Malay); el baba (criollo de los descendientes de chinos hokkien y malayos); y el malayo acriollado de los chitties (descendientes de tamiles).

Melaka. Malacca

Toda esta historia, ese mezcla de razas idiomas y religiones ha dejado un importante legado en la historia y en la gente de la ciudad y de hecho dieron lugar a una cultura muy particular. Una mezcla de chinos, malayos y colonos occidenatales que se conoce como la cultura Peranakan , Baba-Nyonya , o chinos de los estrecho.

Baba es una palabra china que significa “padre” y se refiere a los hombres. Nyonya viene del portugués Donnha “señora”, y se refiere a las mujeres. Los primeros Peranakan provienen de los matrimonios, a partir del siglo XV, entre los comerciantes chinos y las mujeres malayas, birmanas o Indonesia.

Los Peranakan han adoptado parcialmente costumbres malayas con el fin de integrarse con las comunidades locales. Durante el dominio británico, adquirieron una gran influencia en las colonias de ambos lados del Estrecho hasta el extremo de ser bautizados los chinos del Rey.

El viaje

El autobus de Singapur a Melaka tarda unas cuatro horas incluyendo el tiempo que se necesita para cruzar las dos fronteras. Y es un buen rato teniendo en cuenta que todos los viajeros del autobus se tienen que bajar, pasar la frontera andando, volver al autobus, un rato más de autovia y otra vez lo mismo en la frontera malaya. Desde la frontera hasta Melaka el paisaje es un contínuo de palmeras excepto algún por algún rio o algún campo de pasto con animales. Al bajarse del autobus y poner el pie en tierra ya se nota que todo ha cambiado, la tranquilidad de Singapur desaparece y aparece Asia en su estado más puro: ruido, polvo, jaleo, movimiento, calor, humedad y quince “taxistas” en la puerta del autobus ofreciendo sus servicios (la estación de autobuses está en las afueras de la ciudad). Al entrar en la estación hay varios carteles que advierten no utilizar servicios no oficiales de taxi (a buenas horas!). El servicio de taxis oficial parece igual de caótico pero bueno, es lo que hay.

– Where are you going, sir?.

Me pregunta uno de los taxistas. Le enseño el nombre del hotel y un mapa.

– Ahhh. Ok. Ok. Ok. No problem, sir

Efectivamente, no tenía ni idea de en donde estaba el hotel. Así que nada más empezar el viaje, sin taxímetro, se pasa todo el recorrido preguntado a otros taxitas, amigos que pasan por la calle o a cualquiera que pille en un semáforo en rojo. Mientras me va contando que la historia de su vida. Fue conductor de autobus entre Singapur y Kuala Lumpur, pero ahora se ha vuelto a casa…

– Are you travelling alone, sir?
– Yes, I am.
– Ohhh. Nice!. Hahaha. You’ll have fun!. Hahaha. You should go to the karaokes. Hahaha.

No sé muy bien que hay en los karaokes y tampoco lo descubrí pero el hombre se partía de risa. Después de dejar las maletas un paseo por la ciudad. En el centro de Malaca permanecen algunos restos de la ciudad antigua, Porta de Santiago, lo único que queda en pie de la gran fortaleza conocida como A Famosa, que construyeron los portugueses en el siglo XVI (destruída por los británicos más tarde). Desde allí se sube St. Paul´s Hill, desde la que se tiene una buena vista de la ciudad y en la que se encuentra la iglesia portuguesa de Saint Paul´s Church.

Desde allí se baja a Stadthuys un edificio de la época colonial holandesa, construido en 1650 y que se utilizó como la oficina del Gobernador. Junto con la iglesia protestante de Christ Church conforman el famoso (y reconocido por la UNESCO) centro colonial de Malaca con su característico color rojo.

Desde el centro colonial cruzamos el rio y se llega directamente a la calle Jalan Hang Jebat, que divide Chinatown en dos. Este barrio está lleno restaurantes, anticuarios, santuarios taoístas y pequeñas galerías de arte instaladas en casas Nyonyas. La calle Jalan Tukang Emas es la mejor representación del espíritu de Melaka, primero tenemos el Cheng Hoon Teng (web oficial), un templo taoísta, confucionista, budista, eso si eliminate the bogus monk, y un poco más abajo está la Kampung Hulu’s Mosque, una de las mezquitas de Melaka con una arquitectura muy particular. El recibimiento fue extraordinario, estuvieron casi una hora explicándome la historia de la mezquita y del Islam. Malasia es un pais con mayoría musulmana, como curiosidad, todos los hoteles de malasia tienen que indicar la Kiblat (dirección a la Meca). Al otro lado de la calle Jalan Hang Jebat está la Baba-Nonya Heritage Museum, una casa museo que refleja muy bien como vivían las familias que habían ganado dinero como comerciantes durante el auge de la época comercial.

Todo el centro colonial está lleno de trishaw que pasean a parejas de novios, a padres e hijos, amigas, amigos…los trishaw son un espectáculo, decoración macarrónica al máximo nivel y con su propio sistema de música con el volumen a nivel revienta-tímpanos (si, si os lo estéis preguntando Danza Kuduro! también estaba incluída en el repertorio) y venga a dar vueltas sin parar. El centro también estaba lleno de excursiones de colegio. Todas las niñas tenían que llevar su hiyab. Algo que me llamó la atención es que da igual que vivas en Galicia, Madrid o Malasia. Que lleves hiyab o no. La edad del pavo es universal! No debemos de ser tan diferentes al fin y al cabo…

En la zona más hacia el oeste hay un food court de puestos malaya y un mercadillo que tiene todo tipo de falsificaciones: pantalones Levi’s a 5€, camisetas del Real Madrid, camisetas del Barça, camisetas de la Premier League y ojo, el maillot del Euskaltel Euskadi!

Algo indispensable en el viaje es probar la famosa y afamada comida Nyonya. Algunos platos típicos: Kari Ayam (Curry Chicken), Udang Masak Lemak Nenas (Pineapple Prawn Curry) y la Assam laksa. Y un par de sitios que están bien: Perakan Restaurant (merece la pena solo por ver el edificio) y Nancy’s Kitchen, además de todos los puestos de la calle.

Y para terminar, una batallita. El último día, estaba cenando en Chinatown. Un grupo de tres mujeres y un hombre de unos 60 años se acercan.

– Can we share the table?
– Sure

Se sientan, me miran, se ríen.

– Where are you from? Me pregunta una de las mujeres. La única que hablaba un poco de inglés.
– I’m from Spain. Do you know Spain?
– Ohh. Football! Football!
Dice el hombre mientras se parte de risa.

– Do you like the food? Estaban super preocupados por si me gustaba la comida. Me lo preguntaron varias veces y super intrigados. Este sector también es muy parecido al de aqui!
– Yes, I love it! But it’s too spicy for me.

– Do you like Malasya?
– Actually this is the first city that I know of Malasya and I like it. And I like the people. You are always smiling…I like that

La mujer hace de traductora para todo el grupo. Y cada cosa que digo se parten. Y así sigue la cena. Que que hago, cuanto tiempo voy a estar por allí, que como es el clima en España…